¿Qué cubre el seguro de nuestra comunidad de propietarios?

 

Realmente, ¿sabes que cubre el seguro de la comunidad donde vives? ¿Sabes el capital asegurado? ¿Te has preocupado por tener una copia de la póliza?. Si ha sido así, ¿has complementado las coberturas con tu seguro del hogar?.

Es muy posible que la respuesta a todas estas preguntas sea NO.

A pesar que la mayoría de propietarios de una comunidad respondería no a las preguntas que he planteado, muchos de ellos tienen a veces la percepción que el seguro de la comunidad tiene que cubrir todos los problemas o siniestros que surjan en la misma. Y no entienden porque no es así.

Pero, ¿que debe cubrir el seguro de la comunidad?. Veamos las coberturas básicas:

  • Incendio, rayo y explosión
  • Daños eléctricos
  • Fenómenos atmosféricos (lluvia, viento, pedrisco, nieve, inundación)
  • Daños causados por el agua
  • Responsabilidad civil
  • Robo y vandalismo
  • Rotura de cristales
  • Defensa jurídica
  • Asistencia técnica

Cuantas cosas, os preguntareis. Estas serían las coberturas estándar de una póliza de seguro comunitario, también denominado seguro multirriesgo o seguro de la comunidad. El nombre es evidente. Cubre múltiples riesgos, ya que las comunidades tienen múltiples elementos  que pueden tener posibles siniestros.

Lo primero que debemos tener claro es que las compañías de seguro no son las encargadas del mantenimiento de un edificio. El seguro de la comunidad cubre siniestros, no mantiene edificios.

La comunidad es la que tiene la obligación que todos sus elementos e instalaciones estén en perfecto estado. Instalaciones de agua potable, bajantes de agua residual, instalación eléctrica, fachadas, cubiertas, terrazas, etc.

Debemos tener muy claro que los seguros solo cubren siniestros, nada más. El mantenimiento de la finca corresponde a la comunidad de propietarios.

Aparte, sería importante que los distintos locales y viviendas de la comunidad tuvieran contratado un seguro privado y que este se complementara con el seguro de la comunidad.

Por ejemplo:

  • no es procedente que el seguro privado tenga contratado el continente de forma integra cuando el seguro de la comunidad ya lo incluye y nos corresponde una parte proporcional del mismo. Lo correcto sería que el capital de continente de nuestro seguro del hogar se complemente con la parte proporcional que nos corresponde con del seguro comunitario.

Analicemos las diferentes coberturas que tiene el seguro de la comunidad:

  • Incendio, rayo y explosión: Cuando hablamos de incendio, rayo o explosión nos referimos a daños en el continente (paredes, suelos y techos).
  • Daños eléctricos: Esta cobertura se refiere a daños en la instalación eléctrica comunitaria, no de los locales y viviendas.
  • Fenómenos atmosféricos (lluvia, viento, pedrisco, nieve, inundación): Esta cobertura ampara los daños de aquellos fenómenos atmosféricos que sean excepcionales y que por su alta intensidad, causen daños a elementos comunes.
  • Daños causados por el agua: Esta es la cobertura mas habitual en una comunidad de propietarios y cubre tanto los daños causados por las conducciones de agua potable como de agua residual. Las pólizas de seguro multirriesgo pueden cubrir tanto las conducciones de agua privativas como comunitarias. Lo ideal sería que solo cubrieran las conducciones comunitarias, puesto que las privativas deberían ser cubiertas por los seguros del hogar.
  • Responsabilidad civil: Esta cobertura se refiere a todos aquellos daños que el edificio pueda causar a terceros.
  • Robo y vandalismo: Siempre referido a contenido comunitario y con presentación de denuncia de la policía.
  • Rotura de cristales: Cobertura de los cristales comunitarios. Los cristales de las ventanas exteriores están comprendidos.
  • Defensa jurídica: Necesaria para defender a la comunidad de cualquier reclamación tanto de los propios propietarios como de terceros.
  • Asistencia técnica: Todos los seguros contemplan la asistencia a los siniestros por medio del profesional pertinente. No es obligatorio su uso.

Últimamente, la mayoría de pólizas de seguro multirriesgo incluyen un desemboce anual de los bajantes de la comunidad. Importante cobertura de cara a evitar posibles emboces y los daños que estos pueden ocasionar.

Uno de los siniestros más habituales en las fincas son las filtraciones y humedades ocasionadas por cubiertas, terrazas y fachadas.

Hay compañías que cubren los daños ocasionados y otras que no. Conviene informarse. Lo que no cubre ninguna es la reparación de la causa de estas filtraciones y humedades.

A modo de resumen, es importante:

  • Que la comunidad tenga contratado un seguro multirriesgo o seguro de la comunidad.
  • Que cada local y piso tenga contratado un seguro privado.
  • Que los elementos comunes e instalaciones de la finca deben estar en perfecto estado y bien mantenidos por los profesionales pertinentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *