¿Cómo puedo evitar robos en mi Comunidad de Vecinos?

Por el nuevo estándar de las comunidades de vecinos: comunidades cada vez más grandes, con mayor número de vecinos, pisos alquilados, rotación de propietarios etc. cada vez les resulta más fácil a los intrusos acceder a las comunidades y pasar desapercibidos.

Este grave problema de seguridad, no sólo preocupa a los propietarios, también a los Administradores de Fincas, que ven cómo se disparan los presupuestos de la Comunidad de Propietarios por destrozos y reparaciones en zonas comunes.

La inseguridad en las comunidades de vecinos, no surge sólo por el incremento de los robos en viviendas, trasteros o garajes (disparados en toda España durante los últimos años), también por la ocupación ilegal de viviendas, los pisos “patera”, el vandalismo, apartamentos convertidos en prostíbulos, el intrusismo en zonas comunes (piscinas, jardines, pádel…), el molesto “botellón” y un largo etcétera.

Las estafas -que sufren especialmente los mayores- también son un grave problema de inseguridad en las comunidades de vecinos. Estos hechos delictivos en auge son evitables en la mayoría de los casos si tenemos en cuenta una serie de medidas de prevención y disuasión.

Los problemas de inseguridad con los que se enfrentan las Comunidades de Propietarios son muchos y muy diversos.Conscientes de esta problemática y fieles a nuestro compromiso con la seguridad en las comunidades de vecinos, os ofrecemos una serie de sencillos consejos de seguridad con lo que se reducirán las posibilidades de sufrir intrusiones en la finca.

 

10 Consejos para evitar robos en mi comunidad de vecinos

Proteger el acceso por la azotea

1. Proteger el acceso por la azotea: Cuando se piensa en seguridad para comunidades de propietarios, los accesos por la azotea son los últimos espacios en los que pensamos proteger. En cambio, la azotea es uno de los puntos más vulnerables de las comunidades de vecinos, especialmente de los edificios del casco histórico de las ciudades, donde a los intrusos les resulta relativamente fácil saltar de azotea en azotea.

Prestar mucha atención a las marcas en el exterior de la finca

2. Prestar mucha atención a las marcas en el exterior de la finca: hemos visto en prensa y televisión cómo los cacos marcan las viviendas con pequeños papeles adhesivos para ver si los propietarios se encuentran ausentes largos periodos de tiempo. Pero no sólo se marcan las puertas de las viviendas, también podemos encontrar señales en los telefonillos o en la fachada de la comunidad, por lo que debemos mantenernos atentos frente a estos signos que en muchos casos suponen un riesgo de robo real.

Colocar un buzón para carteros comerciales

3. Colocar un buzón para carteros comerciales: de esta manera no sólo nos libramos de la intrusiva publicidad que nutre nuestros buzones, también impedimos que desconocidos accedan a la finca.

Desconfiar de los desconocidos

4. Desconfiar de los desconocidos: cabe recordar que la mayor parte de los ladrones acceden a las comunidades de propietarios por el portal. En la mayoría de los casos, les basta con dar los buenos días a un vecino para que éste les abra o entren detrás de él. En las comunidades de vecinos nuevas y de gran tamaño, es imposible conocer a todos los vecinos, por lo que a los intrusos les resulta muy sencillo acceder haciéndose pasar por un inquilino, por esto, debemos ser especialmente cautelosos.

Retenedores en la puerta del portal

5. Retenedores en la puerta del portal: en muchos casos, los cacos se encuentran la puerta del portal directamente abierta, lo que supone extenderles una “alfombra roja” para que accedan a nuestra comunidad. La instalación de cierrapuertas retenedores impedirá que la puerta del portal quede abierta por lo que aumentará la seguridad de la finca.

Mayor iluminación en zonas comunes

6. Mayor iluminación en zonas comunes: los intrusos son enemigos de la luz. La oscuridad en zonas comunes (jardines, piscinas, soportales…) les permite actuar con total discreción, por lo que una buena iluminación en estos espacios especialmente vulnerables reducirá el riesgo de intrusión.

No abrir desde portero automático

7. No abrir desde portero automático: cuando abrimos la puerta del portal desde nuestro portero automático no sabemos realmente a quién estamos dando acceso a nuestra comunidad… Debemos ser muy cautos y precavidos cuando llaman a nuestro telefonillo y ante la menor no duda, no abrir a quien no esperamos.

Evitar fácil acceso por fachada

8. Evitar fácil acceso por fachada: una buena parte de los intrusos son del género “spiderman”. Esta especie trepa por cualquier superficie y accede a las viviendas por las ventanas abiertas. Debemos ponérselo difícil y no facilitarle el escalo mediante bajantes, marquesinas, andamios etc. Ni siquiera los últimos pisos están a salvo de este tipo de intrusiones, por lo que debemos extremar las medidas de seguridad.

Invertir en sistemas de seguridad

9. Invertir en sistemas de seguridad: de la misma manera que elementos como el ascensor o los buzones son imprescindibles en toda comunidad de propietarios, tenemos que concienciarnos que los sistemas de seguridadtambién lo son. Resulta más fácil hacer un esfuerzo entre todos los vecinos y proteger los accesos y zonas a comunes a la finca que invertir en sistemas de seguridad particulares para cada vivienda o trastero. Las cámaras de vigilanciase han consolidado como el sistema disuasorio por excelencia en las comunidades de propietarios, pero los nuevos tiempos y nuevos métodos de robo exigen que estos sistemas se complementen con otros sistemas de seguridad como los controles de acceso para vehículos y personas, sistemas anti intrusión, pulsadores de emergencia etc. La solución ideal es una combinación de todos estos sistemas de seguridad. Además, las nuevas tecnologías y las subvenciones existentes han posibilitado que los sistemas de seguridad profesionales sean accesibles para todo tipo de comunidades, independientemente de su poder adquisitivo.

Contar con el servicio de Empresas de Seguridad Homologadas

10. Contar con el servicio de Empresas de Seguridad Homologadas: resulta inútil instalar un sistema de seguridad si luego no se realiza un mantenimiento adecuado y falla cuando realmente lo necesitamos… Es imprescindible contar con el servicio y mantenimiento de una Empresa de Seguridad Homologada que garantice tanto el bueno funcionamiento de los sistemas de seguridad como su adaptación a normativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *